Proyecto

Edificio de viviendas en Oviedo

Cliente

Altamira

Arquitectos coautores

Ricardo Batalla Celorio

Memoria

El barrio de Prados de la Fuente, de nueva creación, supone la frontera entre la ciudad y el paisaje verde del monte Naranco, pulmón natural de Oviedo. La parcela a desarrollar está inscrita en un trazado urbanístico caracterizado por edificaciones abiertas, con un trazado curvo concéntrico y una alineación exterior fija. Con estas herramientas de partida, entendíamos que debíamos explorar la posibilidad de romper con la monotonía de las tipologías uniformes desarrolladas en el barrio tratando de desarrollar una propuesta que integrase la condición particular de borde entre la ciudad densa y el entorno natural.

El resultado es un bloque lineal con dos frentes diferenciados. El norte, vinculado al acceso peatonal y rodado, más opaco y fragmentado en volúmenes que limitan su impacto visual, y el sur, abierto al soleamiento y las vista naturales, resuelto con una doble fachada. Una, la propia de los espacios cerrados de la vivienda y otra más permeable y ligera que sirviendo de soporte para vegetación facilita el apoyo de pequeñas plataformas/terrazas de aproximadamente 9m2, todas iguales, que generan una extensión natural de cada propiedad diluyendo la frontera entre el interior y el exterior.